El Moodboard. Piensa, siente y saca a relucir tu parte creativa.

Publicado el

En la vida del fotógrafo, pasamos (y compaginamos) momentos de pura creatividad, improvisación con apatía y falta de creatividad. Muchos ya sabréis lo que es el moodboard, pero para quien no lo sepa vamos a desarrollarlo de una forma sencilla y daremos algunos tips (pequeños consejos) para que puedas llevarlo a cabo.Un moodboard no es más que una explosión creativa en la que reunimos un montón de ideas interconectadas entre sí.

Esta lluvia creativa estara estimulada por fotografías (imágenes, ilustraciones), palabras, conceptos, colores, música.. Todo, cualquier cosa es válida para ayudarnos a crear.

Tenemos millones de influencias diarias, que orbitan a nuestro alrededor, que pasan desapercibidas pero que están ahí. Si somos capaces de detectarlas y usarlas a nuestro favor, estaremos generando un contenido rico visualmente.

Un trabajo simple que muchos fotógrafos realizan es el siguiente: Escribir en trozos de papel diferentes conceptos y guardarlos en una caja. En otra caja, escribe diferentes colores y haz lo mismo. Ahora, elige al azar un papel con concepto y un trozo de papel con color. Con esto ya tienes el punto de origen para tu sesión.

Herramientas como Pinterest, Instagram, revistas o magazines, son fundamentales. Difícilmente vas a crear de 0 una magnífica idea (casi todo ya está inventado), pero sí que vas a poder hacer tuya una idea o concepto y transformarlo en una historia que de resultado a tus inquietudes. Toma todo cuanto te inspire y englóbalo en un mismo brainstorm (tormenta de ideas), generando un título y una serie de keywords (palabras clave) que puedan ayudarte para elaborar tu sesión fotográfica, cortometraje, videoclip (o cualquier cosa que quieras crear).

Todas estas ideas englobadas, al provenir de diferentes creativos, van a tener una perspectiva o manera de enfocar diferentes. Haz tuya tu idea, en base a estas inspiraciones o estímulos visuales (paleta de colores a usar), elabora tu propio criterio, tu base para establecer tu trabajo, tu historia.

¿Vas a trabajar sólo o vas a tener ayuda de maquilladoras, diseñadoras, estilistas? El moodboard va a ayudar enormemente a todas las partes que forman el todo del proyecto. Definiendo en vestuario (fitting/looks a usar), el maquillaje y peinado (makeup/hairstyle), modelo/s (tener referencias del modelo a usar siempre será imprescindible, tanto para construir nuestra recreación como para información tan útil como tallaje, altura, rasgos…) Por último, decidir tanto la localización como la estación del año (incluso las horas) para realizar el trabajo. Si controlas todos estos aspectos, la sesión estará lista para ser realizada, disfruta y siente tu idea.

Aquí tienes un ejemplo que te podría servir de referencia donde ya pueden previsualizar todas las partes del proyecto por donde va a ir la estructura y los tonos del trabajo.

¿Te sirvió de ayuda?

Nos vemos en la próxima entrada, ¡estamos a un click!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *